Obey.  Big Brother City on metal

Obey. Big Brother City on metal

Este fin de semana mi bicicleta desapareció, la cadena cercenada sobre el pavé  no dejaba dudas al respecto, se la robaron, así de simple. Pasa, hasta en la relativa tranquilidad de Bruselas, pasa que un dia si te descuidas y dejas tu bicicleta bajo la luz de la luna alguien la puede hacer suya con un gran  alicate  o alguna llave maestra .No es la primera vez , de pronto no será la última pero esta vez me quedé sin aire para blasfemar e insultar al vacío sin interrupción por la afrenta recibida y todo lo que implica no tener bicicleta , la culpa por el enésimo descuido , la rabia que al final genera más rabia e impotencia.

En ese estado llamé a una amiga a Colombia, para felicitarla por su cumpleaños para aliviarme  solo por el hecho de escuchar su voz entrañable y sobre todo su risa. Desde el otro lado de la línea y del charco siento que mi amiga no esta bien, su voz suena apagada yo le comento   para animarla que estoy en un lugar irreal, lo que es verdad, el antiguo locutorio que solía visitar ya no lo és, de él  queda un supermercado y en  el medio una columna al que se fija  un teléfono gris  y debajo un directorio ( hace  tiempos que no veo un directorio)  como si fuera un sueño con todos los elementos traspuestos con una muchacha paquistaní  que a punta  de extraños gestos  me invita a llamar y mientras marco  observo el  afiche de una inmensa mosquea, madre nodriza  de un lejano planeta y los vecinos   que pasan  a mi alrededor como sombras  para hacer  las compras de último minuto un domingo por la tarde.

Ella sonríe un poco pero me dice que le duele el corazón y se siente por enésima vez impotente, a un amigo suyo lo mataron por resistirse al  robo de  su laptop y en un instante  delante de sus amigos, frente a su universidad , en la mesa de una cafetería  a las ocho de la noche  recibió un tiro a quemarropa en el cuello, allí se detuvo la maravilla de sus  23 años  con  un tiro rastrero , asesinos que tal vez jamás caerán bajo el  improbable yugo de  una  justicia que presenta visos de quimera  en aquellas tierras donde la pasión es una marca registrada. A mi amiga le duele  entre otras cosas, que se justifique la resistencia como el detonante de una acción tan infame como un asesinato, como ya lo he escrito en este blog, en mi país se busca una razón para justificar un acto vil: dar papaya, por algo será, no oponer resistencia etc, etc.La anécdota de mi bicicleta se disuelve en el  ácido acumulado de tantas infamias, no sé que decir, recuerdo  una foto, El rostro de Andres,  sus manos, un chaleco de lana y su expresión que recoge el sol vespertino de la altiplanicie asomado  por una ventana.

Malditas armas, maldita indiferencia, maldita impunidad, maldito olvido, maldita violencia, mi amiga y yo repetimos estas palabras como si fuera , un himno que conocemos desde nuestra infancia.

No  quiero unirme a la eterna retahíla, contra la seguridad democrática de Uribe o la mala gestión del alcalde de turno en Bogotá,que se repiten una y otra vez como un mantra que lleva a un triste vacio, lo mismo que de aquellos que la ensalzan, hoy no .

No se me ocurre nada, solo esto:

Ese mismo dia me contaron sobre un cantautor belga llamado Julos Beaucarne a su esposa la mató un desequilibrado  un dia como este y en la primera noche de su duelo , escribió esta carta ( pido excusas por el abuso de la  traducción de quien todavia no domina la lengua francesa)

Mi Loulou partió hacia el país que reside  detrás de la escena. Un hombre  le asestó nueve puñaladas en su dulce piel. Es la sociedad que está enferma, tenemos que restaurarla   desde el aplomo y   el equlibro,  hacia el amor y la persuasión.Es  la historia de  nuestro  pequeño amor, interrumpido  en el umbral de sus 33 años. No perdamos el coraje, ni ustedes ni yo . Voy a continuar mi vida y  mis viajes  con una carga más en  la espalda y con  nuestros dos amados tan  parecidos   a ella.Sin exigirles, les pido  amar  más que  nunca a aquellos que les sean  mas queridos. El mundo es una triste miscelánea, los corazones puros se deben juntar para embellecerla,  hay que  reforestar el alma humana . Seguiré  sobre el puente, seguiré siendo un jardinero , cultivaré mis plantas de lenguaje. A través de mis dires, encontrarán a mi amada, no hay nada verdadero que el amor y  la amistad. Ahora estoy  muy lejos en el fondo de una cesta de tristezas;  dicen  que cada uno debe comerse un saco de carbón para llegar  al paraíso; Ah, como amaría que hubiera un paraíso, que dulces que serían los reencuentros….En la espera,  a ustedes mis amigos de aquí abajo , frente a lo que me ha pasado yo tomo la libertad , yo que  soy sino un histrión, un pisa –tablas, un actor  quien hace sueños con el viento, tomo la libertad de escribirles  para decirles, aquello que pienso ahora: yo pienso con todas mis fuerzas que nos tenemos que amar  allá de todo  orden y medida

Julos. Noche del 2 al tres de febrero.

Anuncios