Archivos para las entradas con etiqueta: carnaval

Carnaval.Piazza San Giacomo,Udine

Donada por Alberto Ospina (más o menos es de 1935-1940 según él)

Donada por Alberto Ospina (más o menos es de 1935-1940 según él)

Via siendoriosucio

Hace unos días finalizó el Carnaval de Riosucio (Caldas), el “Carnaval del Diablo”, el último día se despide con el entierro del calabazo, el símbolo del mestizaje y la conexión con los elementos mágicos de la tierra.Un lento cortejo de adoloridos matachines acompañan al diablo a su morada final, el fuego.Ese dia ,el último de dos semanas de rumba y ritos, los endiablados compungidos se comprometen al reencuentro dentro de dos años, entre chirimias,máscaras y palabras  con la valentía de un guayabo bien merecido.

Dicen que este año el diablo no gustó, tenía aspecto de gato y una pelambre cubría algunas partes del cuerpo. No le dieron el indulto y lo quemaron con todo y cachos.Sin embargo el diablo es el diablo, el oficiante de la fiesta, de la mezcla, la concertación y la alegria.Nada de cosas malas, como dicen los habitantes de este pueblo enclavado  en lo profundo de la cordillera central colombiana.

El diablo en Riosucio es transgresión, cada dos años el pueblo de Riosucio se prepara para la resurrección de este sacerdote de la rumba, con su calabazo y la proclama del via libre a los dias de carnaval.Los matachines y las cuadrillas, recorren el pueblo demarcado por dos plazas y sus respectivas iglesias principales.Transgresion en  una zona bastante conservadora, al límite de varias culturas y en constante tensión, sin embargo el diablo endiabla a casi todos los presentes, más los migrantes que vuelven a su terruño para celebrar la palabra encuentro.Carnaval donde la palabra pasa de casa en casa  en maratónicas proclamas  y canciones,infatigables las cuadrillas y los matachines en sus ires y venires acompañados del guarapo y el aguardiente,aquello que no se dice, se despierta con la chispa de la endiablada.

Hace dos años tuve la oportunidad de estar allí y recuerdo que estaba cerca de quién en ese momento fué la voz del diablo el dia de la proclama inicial, una gran máscarero y personaje entrañable de Riosucio, Chory. El último día de carnaval Chory le siguío la senda al Diablo y se fué,espero yo, a un carnaval eterno como a él le gustaba. Un toro lo embistió en la corraleja. El dia del entierro  del diablo fué muy sentido tanto que a la diabla la quemaron en la misma plaza y hubo una trifulca entre la atribulación de los Riosuceños. Un día de sentimiento intensos y contradictorios.No olvidaré la mirada de chory ,sus máscaras , las vastedad de su conocimiento carnavalero y su amabilidad. Lo mismo que el aire meláncolico de sus últimos días en medio de la fiesta.Cómo cada bienio el diablo resucita y con él sus grandes matachines que alimentan el espíritu del todo es posible.