La primera aproximación con la lengua francesa ha sido la BD, Bande desineé, la forma mas amena y amable de conocer esta lengua en un país donde la BD prolifera por todas partes. La primera BD  con la que pasé varias noches en mis manos fué Le chat du Rabbin, una ingeniosa serie sobre  un gato en Argelia, mascota de un rabino judio y su hija Zlabya por los años 20 mas o menos. Un día el gato devora un loro y milagrosamente comienza a hablar, sus reflexiones sin dogmas y morales, producto de la observación y si se puede decir, de un escepticismo animal, escandalizan a sus escuchas. Esta BD trata sobre la religión, la discusión de la fe, la tolerancia y la convivencia  en un crisol de culturas. Parecer ser que el gato la tiene clara, el solo ve algo real en su amor por su dueña Zlabya lo otro son dogmas y discusiones. Sin embargo a través de la serie se pueden encontrar toda clase de tópicos y aventuras, donde el gato aprenderá a conocer al humano con ojos de animal y raciocionio de filosofo.

Anuncios